sábado, 11 de febrero de 2012

Verónica Padín, Neuquén, "...no murmures el verano en un río donde navegan bolsas"



Era de la meseta el sonido
un crepitar de cartones
un arrastrarse de escombros

cada vez que te vas a irak
te lavás el cuerpo con un chorro pequeño
y cada vez que volvés
tenés el color polvo que ningún bar puede sacarte

cómo irte
cómo volverte
en 24 hs.
un único día transcurre
se tardan 24 hs.
desde el monumento al general hasta irak

es posible volver
y cómo se vuelve

creo que se ve el horizonte
no tenés que subir al piso 15 para ver un pedazo
no tenés que abstraerte de las cuadrículas cableadas
pero cuidado con el cardo ruso
con la volanteada del partido
con los pibes que se pegan a la salida de la escuela
partidos por la cana en persecución motochorro

y volvemos de irak
nos tomamos un helado en grido
volvemos a córdoba a bs as
a todo los lugares de grido

te fumás un cigarrillo en los caídos
caído y cansado de unir un punto con otro
alejado por los ramales
no conectan
viendo quién lee no lee
en el colectivo
nadie lee
libros

buscando un cambio
sabiendo que irak es sólo un punto más del extravío
cuando los matices del paisaje
vayan en correlato con los cambios de vestido
te vas a ir al otro punto

a un bosque japonés
a la copa más alta del árbol
comerás shop suey
serás un sensual poeta de haikus

y otro día
cuando las gomas quemadas
confundan tu nariz
con la noche del sábado
volverás al general
a ese monumento que siempre va para chile
y gritarás
y te arrodillarás
te señalarán
te matarán
y en las paredes de punta a punta de la ciudad
tu cara
o tu pelo
o tu palabra
quizás alguien imprima.

 
Los ojos que miran
dibujan el círculo

argel es un lugar
venden oro en la vereda mujeres veladas
y por las noches las mismas toman cerveza de envase verde
sueñan pasantías a parís
pero te deportan
para volver al mismo lugar

ahora estamos con menos ansiedad
haciendo lo que las anteriores generaciones hicieron

uso un reloj de la feria
y una cadenita de oro senegalés comprada al negro hermoso

conozco
la misma noche de argel
a una bailarina del vientre
dice que hay una edad para la seducción
tapada de pies a cabeza en el corazón del invierno
¿aún no es su edad
ya habrá sido su edad?

se escucha
un palo tango flamenco
un palo rumba flamenca

los ojos miran
vas para un lado
vas para el otro
dibujan el círculo.
 
 
No lo hagas
no murmures el verano
en un río donde navegan bolsas

cuando compré anteojos
no pensé en el cambio de mirar
me los saco
me los pongo
e intento seguir su consejo sr.

sacados
en la noche
con el tipo ese que conocí hace cinco horas
y comparto mis ojos
y mis piernas

no más pájaros
no lamento
no tiempo
no inalcanzable luz de los meses del medio

sacados
en la noche
con el otro tipo
se me mezclan los tipos
no veo bien
o veo distinto, no sé
y bebemos de la botella
y mis piernas

y vuelvo a los anteojos
e intento seguir su consejo sr.

veo videos post porno
veo a un funcionario del gobierno
se la están chupando unas chicas
por una casa
por una pilcha
en las oficinas de mi gobernación
de mi querida ciudad

qué rompo hoy
la película que aún no vi.

Verónica Padín

Nací en la ciudad de Neuquén en el año 1977.  Profesora en Enseñanza Primaria y en Letras.
En el año 2008 grabé y edité de manera independiente el disco de poesía y música Cielos de la Isla Viento junto al músico Astronauta.
En el 2009 participé como invitada en el XVII Festival Internacional de Poesía de Rosario y en el mismo año mis poesías forman parte de la antología coordinada por Cristian Aliaga Desorbitados. Poetas novísimos del sur de la argentina, editado por el Fondo Nacional de las Artes.
En los años 2010 y 2011 expongo junto a la artista plástica Elisa Algranati la obra de pintura y poesía Síntoma Urbano en salas de arte de Neuquén y Gral. Roca, Río Negro, La editorial Cartonerita Solar edita la muestra en soporte libro.


4 comentarios:

  1. Buena voz, auténtica, gracias Graciela y Verónica

    ResponderEliminar
  2. Muy lindos poemas, muy siglo XXI, belleza patagónica, incomodidad con las cosas. Saludos.

    ResponderEliminar